Pollo con alcachofas y tallarines

Ingredientes para 4 personas

4 pechugas de pollo sin piel
la ralladura y el zumo de
1 limón 2 cucharadas de aceite de oliva
2 dientes de ajo majados
400 g de corazones de alcachofa en conserva, escurridos y en rodajas
250 g de tomates de pera pequeños
300 g de tallarines secos para adornar
perejil fresco picado
parmesano rallado fino

Preparación

1 Ponga cada pechuga de pollo entre 2 trozos de film transparente y aplánelas con un rodillo. Páselas a una fuente no metálica con la ralladura y el zumo de limón y 1 cucharada de aceite; deles la vuelta para que el adobo las recubra por ambas caras. Tape la fuente
y déjelas reposar 30 minutos en el frigorífico.

2 Caliente el aceite restante en una sartén a fuego suave y sofría el ajo 1 minuto, sin dejar de darle vueltas. Añada las alcachofas y los tomates y sofríalos durante 5 minutos, removiendo de vez en cuando. Incorpore la mitad del adobo del pollo y deje que la cocción prosiga a fuego lento 5 minutos más.

3 Precaliente el horno a una temperatura alta. Saque las pechugas del adobo reservado, dispóngalas en una bandeja plana y áselas en el horno durante 5 minutos por cada lado, hasta que estén bien hechas. Mientras tanto, eche los tallarines en una cacerola con agua hirviendo y cuezalos de 7 a 9 minutos o hasta que estén en el punto deseado.

4 Escurra la pasta y devuélvala a la cazuela, vierta la mezcla de alcachofas y tomate y las pechugas asadas, cortadas en trozos.

5 Repártalo en cuatro platos y esparza por encima el perejil y el queso.
pollo al horno

Artículos relacionados